SITEschool

Acerca de

Información al tutor

Aula virtual

Sistema Docente

NOSOTROS

Video resumen de como la Escuela Adventista Francisco Ramos Mejía fue creciendo hasta convertirse en el actual Instituto Adventista de Tucumán (IAT).

Ideales de nuestra Institución

  • Del amor: éste es el principio fundamental de una educación.

  • De la centralidad de las Sagradas Escrituras: Dios y su revelación escrita, la Biblia, son el centro de la verdadera educación.

  • De la semejanza a Cristo: uno de los grandes fines de la Educación Adventista es desarrollar la semejanza al carácter de Cristo, restaurar su imagen en el ser humano.

  • Del desarrollo armonioso: se concibe la verdadera educación como un proceso de desarrollo armonioso y equilibrado del ser humano en sus aspectos: físico, intelectual, social y espiritual.

  • De la racionalidad: la Educación Adventista aspira a desarrollar las facultades de la mente y la capacidad de pensar y razonar.

  • De la individualidad: en el proceso formador se considera al individuo como un ser único dotado de libre albedrío, capaz de tomar sus propias decisiones y de responsabilizarse por las consecuencias que le acarrean.

  • De la salud integral: la Educación Adventista favorece el desarrollo de un cuerpo sano por medio del trabajo; fomenta el trabajo físico, el conocimiento del cuerpo humano, la comprensión de las leyes de la salud y la prevención de las enfermedades mediante hábitos correctos de alimentación, horarios de trabajo y descanso

  • Del servicio: la Educación Adventista procura preparar para el servicio.

  • De la cooperación y del trabajo: maestros y estudiantes deben cooperar mutuamente y con Dios. La cooperación es el esquema básico de trabajo, superando los criterios de competición.

  • Del desarrollo y progreso continuo: la filosofía educacional adventista considera que el proceso educativo comienza desde el nacimiento mismo y continúa de manera permanente e indefinida a lo largo de todo el período de vida accesible al hombre.